¿Qué es coaching ontológico? *

Una de las preguntas que más me hacen como profesional es “¿Qué es el coaching ontológico?”. La respuesta fue cambiando a lo largo de los diez años que me dedico a esta profesión. Y la verdad es que sigue mutando hoy en día. De hecho, desde la AAPC (Asociación Argentina de Profesionales de Coaching) se está haciendo un gran trabajo para significar al coaching ontológico, como por ejemplo en un evento que tendrá lugar en el Congreso Latinoamericano a realizarse en el mes de octubre en la ciudad de Buenos Aires; razón por la cual me pareció interesante compartir que es para mí el coaching ontológico en estos momentos.

En nuestra página web de Grow Consultora definimos al coaching como “el arte de abrir espacios de crecimiento y aprendizaje en formas de ser y hacer, para optimizar nuestra manera de coordinar acciones con otros y así alcanzar los resultados deseados”.

Vamos a desmenuzar esta definición, comencemos con qué quiero decir cuando digo: arte, al referirme al coaching como tal. Creo que en el arte existen diferentes técnicas y procedimientos, al igual que en el coaching. También hay un artista, alguien que lleva a delante esas técnicas y ese procedimiento, eso también coincide con el coaching. Y por última hay un resultado del despliegue de dicha técnica, la obra que el artista crea, sin obra, no hay artista. Es decir, es en el resultado en donde el artista queda manifestado. En el coaching sucede algo parecido, es en el resultado en donde el proceso de coaching se hace evidente. La diferencia claro está, en que desde el arte es el artista el responsable de la obra y en el coaching es el cliente quien genera su resultado, el coach simplemente acompaña en el proceso. Cuando hubo en el cliente un cambio de perspectiva respecto de sí mismo y de su realidad decimos que hubo un “desplazamiento ontológico”, un cambio de observador, una nueva manera de reinterpretarse a sí mismo y a sus posibilidades de intervención en el mundo.

Dijimos entonces: “el arte de abrir espacios” Habitualmente vivimos en una inercia sin parar a revisar lo que estamos haciendo. “Abrir espacios” se refiere a la capacidad de generar ese momento de reflexión sobre nosotros mismos y las situaciones que nos creamos. Hay una frase muy conocida en la Programación Neuro Lingüística que dice “El mapa no es el territorio”; ¿qué quiere decir esto? Cuando éramos chicos en la escuela trabajábamos con los mapas políticos y con los mapas físicos. Los primeros nos dejaban ver las divisiones entre los países o provincias, mientras que los físicos nos mostraban el relieve. A la vez, si mirábamos el físico no podíamos reconocer los límites de los países mientras que si mirábamos el político no podíamos reconocer el lugar de las montañas. Claramente las montañas y los límites seguían estando en el mismo lugar, lo que sucede en el mapa que usamos es una representación de la realidad parcial, que nos permite ver algunas cosas mientras otras permanecen ocultas. En nuestra vida sucede algo parecido, tenemos un mapa de nuestra realidad, pero el territorio, la vida misma, es mucho más amplia. Con el mapa que tenemos hay cosas que vemos y otras que no. La idea de abrir un espacio es poder hacer en nuestro mapa marcaciones nuevas, que nos completen la representación que tenemos de la realidad, mostrándonos una más amplia.  “De crecimiento y aprendizaje” que hace hincapié justamente en este crecimiento de nuestra manera de ver el mundo, de desarrollarnos, de incorporar recursos que antes no teníamos.

El aprendizaje se refiere a poder repetir en el tiempo este nuevo observador que hemos desarrollado “en formas de ser y hacer”. Hoy coaching es una palabra de moda que la escuchamos en distintos dominios. En definitiva un coach, es alguien que entrena a otra persona para mejorar su performance. Así es que un coach de tenis asistirá a su cliente a mejorar su performance en tenis, un coach de canto a mejorar la performance como cantante, un coach de baile hará lo mismo con la performance de como bailar. Un coach ontológico entrenara a sus clientes en mejorar su performance como persona. En aquellas formas de ser que resulten necesarias para dar el paso que sigue, hay veces que se requerirá entrenar la flexibilidad, otras la amorosidad, quizás la toma de riesgo, en fin, cada persona es única y cada proceso de coaching también lo es. Estas formas de ser impactaran en las maneras de hacer de quien toma coaching. Es muy común escuchar decir que una persona no lograba un resultado y cualquier otro hizo lo mismo y obtuvo lo que buscaba. Esto sucede cuando estamos apalancando en el ser como contexto del hacer.

“Para optimizar nuestra manera de coordinar acciones con otros” como seres humanos que somos vivimos en sociedad en un complejo entramado de coordinación de acciones, todo lo que hacemos a diario es coordinar acciones con otros. Optimizar este “hacer” luego de haber trabajado el “ser”, es la mejor forma de generar cambios profundos en el operar de nuestros clientes.

* Fernando Hindi

Inicia la conversación!