Cinco razones por las cuales el coaching no funciona…

El coaching no es consultoría

Esta práctica remite a capacidades técnicas aplicadas en empresas que toman estos servicios para que les aporten las directivas a seguir, cosa que el coaching ontológico no basa su técnica en aconsejar, sino en indagar y a través de esa indagación poder facilitar el encuentro de los caminos a seguir.

El coaching no juzga

Sino que aporta, a través de preguntas, alternativas para poder elegir un nuevo rumbo. Cuando el coach se ve atrapado por los juicios, se puede declarar incompetente y pedirle al coachee que termine el coaching o que lo posterguen para otra oportunidad. Si esto vuelve a suceder podría derivarlo con otro coach.

El coaching no es un muestrario de tesoros propios

Ni de superioridad, sino es una invitación a descubrir los tesoros del coachee, tesoros que podrán facilitar alcanzar resultado que fueran negados hasta ahora y que a través de mostrar el camino que nos ha llevado a esta situación podremos cambiar.

El coaching no aconseja

Ni le dice al otro lo que tiene que hacer, por el contrario, es el coachee quien decide con que comprometerse, lo que el decida va estar bien, un buen coach sabe que no debe interferir jamás con el futuro del coachee, no debería entrometerse entre el coachee y su futuro. Todo resultado obtenido por el coachee será merito del mismo.

El coaching no es terapia

Si bien suele ser terapéutico, no reemplaza a la psicología, si bien se nutre de ciertas características, no es conveniente trabajar con personas que se encuentren en estado de ser tratados por este tipo de profesionales, salvo que por algún motivo lo recomienden ellos mismos.

Notas

Inicia la conversación!